• Dom. May 19th, 2024

Reconocer nuestros avances es fundamental para no retroceder. Declaración del FAT por el 1 de mayo

Poradmin

May 1, 2024 , ,

PRONUNCIAMIENTO DEL FRENTE AUTÉNTICO DEL TRABAJO (FAT) ESTE PRIMERO DE MAYO 2024.

Estamos viviendo un proceso de transformación en el mundo del trabajo, que nunca hubiéramos imaginado en el pasado. Históricamente luchamos por la libertad y democracia sindical, por una contratación colectiva auténtica, por un sistema de justicia imparcial y por un incremento a los salarios mínimos. Así se fue construyendo una agenda a favor del trabajo digno, que fue enriquecida por la experiencia de lucha de distintos sectores: trabajadores de la ciudad, del campo, de las mujeres en búsqueda de caminos orientados a lograr la igualdad sustantiva con los hombres.

La reforma laboral vino a crear nuevas condiciones para el mundo sindical: se estableció el voto personal, libre, directo y secreto para la elección de dirigentes y para la votación de los contratos colectivos de trabajo, tanto en la firma inicial como en la revisión contractual de cada dos años.

A todas y a todos nos consta como en el pasado los empresarios escogían la organización sindical a la que sus trabajadores deberían estar afiliados. Así se multiplicaron los contratos colectivos de protección patronal, que llegaron a ser más del 90%. Nos consta que antes de la reforma laboral era imposible registrar un sindicato. Ese privilegio sólo lo tenían los sindicatos corporativos controlados por el régimen y los propios empresarios. No podemos olvidar el calvario al que estábamos sujetos, para intentar acceder a la contratación colectiva. Las Juntas resolvían políticamente, combinando su acción con la represión, coptadas por empresarios y sindicatos corruptos, que a través de despidos y actos de violencia impedían la formación de sindicatos independientes.

Hoy vivimos un proceso de cambio, que es importante reconocer, porque  deriva de  luchas y de la solidaridad internacional, particularmente de nuestros hermanos trabajadores de Estados Unidos y Canadá.

Actualmente contamos con nuevas instituciones, como el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, cuya autonomía es indispensable para evitar regresar al tripartismo-corporativismo. También contamos con jueces y juezas laborales obligados a  ser neutrales, a buscar resolver apegados a derecho, y al principio de realidad, y sujetos a procedimientos que les obligan a cumplir sus obligaciones.

Tenemos nuevas leyes que posibilitan realmente mejorar las condiciones de trabajo,  como el incremento en vacaciones en razón del doble, en los primeros años. Se prohibió el outsorcing que tanto daños nos hizo, regularizando de golpe a más de 3 millones de trabajadores. Se ratificaron diversos convenios internacionales, entre ellos el 98, después de una espera de 70 años, el 188 y 190 en favor de las trabajadoras del hogar y en contra de la violencia contra las mujeres en los centros de trabajo. Por  otro lado, el salario mínimo ha crecido considerablemente.

Es justo reconocer importantes avances, por que no solamente son producto de un gobierno democrático y progresista, sino también de las luchas que hemos dado durante más de 60 años, en donde compañeros perdieron no solamente el empleo, sino que la libertad, y en ocasiones la vida.

Reconocer nuestros avances en el mundo del trabajo es fundamental para evitar retroceder

Sin duda un proceso tan profundo y amplio como  lo ha sido la reforma laboral progresista no puede cambiar las cosas de la noche a la mañana, se requiere superar, en primer lugar, una cultura dañina construida durante muchos años y vencer redes de intereses, que requieren superarse por nuestras propias base frente a los líderes, que no sólo se resisten a cambiar, sino que pretende recuperar el terreno perdido. Necesitamos continuar los cambios en favor de los trabajadores, entre ellos mejorar los salarios de los trabajadores al servicio del Estado, que han sufrido topes salariales consecutivos del orden del 4 por ciento, generando un escenario de precariedad, que hace imposible su profesionalización y el cubrir necesidades básicas.

Requerimos un aumento sustantivo en materia de presupuestos para lograr que la reforma laboral se consolide. En la Ciudad de México es urgente la creación de nuevos juzgados y la contratación de más personal para las función conciliatoria. La inspección laboral, si bien a tenido avances, no son suficientes, hay lugares en donde el número de inspectores es francamente ridículo.

La reforma laboral debe llegar a los trabajadores del campo y a aquellos sectores olvidados, como los trabajadores de la construcción, del transporte y de los servicios, especialmente en las pequeñas y medianos centros de trabajo. Debemos seguir impulsando nuevas reformas legales para ir avanzando en el objetivo de lograr un trabajo más digno. Debemos aprovechar las ventajas de la reforma pensionaria, que han sido objeto de una campaña patrocinada por las AFORES que pretenden apoderarse de los saldos propiedad de los trabajadores que no son reclamados. También debemos discutir y reconocer las reformas en materia habitacional que también combaten los representantes patronales y gremiales que en complicidad dentro del seno del INFONAVIT, quieren mantener su negocio a toda costa.

La agenda es muy amplia, pero mal haríamos si no reconocemos los avances que nos pertenecen y son producto de nuestras luchas, al mismo tiempo que exigir nuevos cambios y exhibir las carencias que todavía sufrimos los trabajadores, incluyendo nuestro hermanos migrantes y el largo ejército de los trabajadores informales y la lucha por un sistema de cuidados que permita el avance en igualdad de género.

Nos solidarizamos con las luchas legítimas de las y los trabajadores del campo y la ciudad.

¡VIVA EL PRIMERO DE MAYO¡

Primero de mayo del 2024.

Coordinación Nacional del Frente Auténtico del Trabajo.

Compartir en: