• Mié. Jul 6th, 2022

Expertos canadienses y de Estados Unidos analizan el capítulo laboral dentro del T-MEC

Poradmin

Jun 13, 2022 ,

En el marco de la “Cumbre trinacional sobre los derechos laborales en el T-MEC”, organizado por especialistas canadienses, se analizó el caso de México, no sólo en la implementación de la reforma laboral de 2019, sino también el uso que se ha hecho del Mecanismo de Respuesta Rápida y los retos que representa para los tres países, pues aún las herramientas que se incluyeron en el Capítulo 23 tienen debilidades.

Con la participación de Sara Slinn de la Facultad de Derecho de Osgoode Hall y Mark Rowlinson, del Bufete Goldblatt; se expuso que “algunas debilidades del T-MEC, se dan a partir de que es un proceso aún mayormente impulsado por países signatarios y no tanto por los demandantes como lo son trabajadores, ONG, entre otros”.

En ese sentido, se puede considerar que sigue siendo un proceso político y legal; en donde los sindicatos y trabajadores afectados no tienen injerencia sobre los reclamos. Asimismo, expusieron que si bien Permite resolver una controversia, éste es sin el acuerdo de las partes afectadas, esto no quiere decir que no van a ser consultados, sino que es importante tener una relación con los gobiernos que van a tomar las decisiones y que, con este acuerdo, las partes mismas son los que van a llevar a cabo los acuerdos”.

Algunas de las debilidades del Mecanismo de Respuesta Rápida, expusieron, se dan porque es un proceso breve (45 días) para revisión. “Las partes tienen que hacer lo necesario para evitar llamar a un panel; pero eso no parece práctico, por lo que hay que ver como evoluciona este mecanismo”.

Asimismo, hay preocupación por si estos mecanismos tienen los recursos necesarios para avanzar y aplicarlo, sobre todo en Canadá; además de que es “muy limitada aplicación a reclamos contra Estados Unidos y Canadá, países en donde hay grandes problemas sobre conflictos laborales”.

Largo proceso, impide más quejas

Tras analizar los casos, que han derivado en quejas del gobierno de Estados Unidos a MéxicoBen Davis, del Departamento Internacional United Steelworker-Washington D.C, comentó que “hay un balance de buenas noticias, el mecanismo de respuesta rápida es efectivo y tiene el potencial de tener buenos resultados. El problema es que el sistema todavía no está equilibrado, como hemos visto, los trabajadores tienen que pasar por un proceso prolongado, con muchos recursos y con múltiples votos, sólo para llegar a la mesa de negociaciones”, apuntó.

Añadió que “hemos visto que hay manipulación de boletas electorales y amenazas y no hay una investigación ni acusados procesados. Además se ha vuelto una práctica que los empleadores utilizan la jurisdicción local para evitar la rendición de cuentas, como en el caso de Tridonex y Panasonic”.

Destacó que se han presentado “muy pocos casos”, en gran medida a que se requieren muchos recursos para la documentación, para hacer la promoción y el trabajo en el terreno político y pese a que haya una línea donde la gente puede llamar para dar a conocer las quejas, lo cierto es que “las partes se pierden en el proceso de preparación y coordinación entre los organismo laborales en los países y eso significa que no hay un gran volumen de resultados”.

Compartir en: