Covid-19 ha desbordado desigualdades para las mujeres, INEGI.

La pandemia de Covid-19 amenaza con sumir en la pobreza a 118 millones de mujeres más en América Latina. La emergencia sanitaria ha desbordado todas las desigualdades que arrastraba la región, pero son las mujeres quienes llevan la mayor parte. Para ellas ha aumentado más la carga de trabajo no remunerado y de cuidados, al tiempo que se extiende el desempleo, explicaron especialistas.

El titular del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) de México, Julio Santaella, recalcó que según los datos que se han levantado en los últimos meses, la presión sobre las condiciones económicas y sociales de las mujeres mexicanas “ha incrementado desproporcionalmente” con la presencia del Covid-19.

Durante el XXI Encuentro Internacional de Estadísticas de Género, Cecillia Alemany, directora general adjunta de ONU-M, subrayó que bajo la urgencia que impuso la crisis en curso, los países están más preocupados en cómo gestionar la austeridad, la emergencia sanitaria y la recuperación económica. Y, pese a que se prevé un retroceso de al menos 10 años en la agenda de desarrollo, en la que es pilar la equidad de género, ésta no resulta prioridad.

Las mujeres mexicanas están sujetas a peores condiciones laborales, mayor carga de trabajo y menor acceso al mercado de trabajo. Por ejemplo, en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo Nueva Edición de julio, de los 11.3 millones de personas que se encontraban fuera de la población no económicamente activa, pero que buscaba trabajar, 6.5 millones eran mujeres, es decir 57.5 por ciento.

“Se confirma que la desocupación es mayor para mujeres” y que persiste una brecha de ingresos entre mujeres y hombres, a favor de estos últimos, detalló Santaella. Además que, no sólo el trabajo no remunerado y de cuidados se extendió para ellas, también en el remunerado, 8.1 por ciento mujeres ocupadas incremento de jornada laboral frente a los hombres, agregó.

Nadine Gasman, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, agregó que “aunque la vieja normalidad no era buena para las mujeres, durante este periodo las desigualdades que enfrentamos están creciendo de manera importante”. Suman a ellas el trabajo de cuidado, la “sobrecarga de trabajo no remunerado y contención emocional familiar”.

También la violencia. Entre y julio México se reportaron 104 mil 331 presuntos delitos de violencia familiar con mujeres como víctimas, 2 mil más que el año pasado, consignó Gasman. Por ello llamó a instrumentar los registros administrativos para mejorar las políticas públicas.

Mario Cimoli, secretario ejecutivo adjunto de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), subrayó que es en materia laboral donde se recargan los cambios del Covid-19, donde se amplía la desigualdad de género y por ende es a donde deben ir los insumos estadísticos que den soporte a los derechos laborales que impone la nueva normalidad.

“Ya estamos viendo el impacto que tiene la nueva estructura productiva de las empresas, donde parte del teletrabajo, de la tecnología y las TIC (tecnologías de la información y comunicación) y del sector de teletrabajo está golpeando a sectores donde las mujeres tienen un alto nivel de empleo”, expuso.

Agregó que si bien en los últimos años el indicador de acceso de las mujeres al mercado de trabajo había mejorado, sin llegar a ser un empleo de calidad, “la crisis lo está golpeando muchísimo”. Por ello urge que la política industrial y de tecnología se diseñe con un enfoque transversal de género, subrayó.

Compartir en:
Publicado en Pandemia y etiquetado , , , .