• Dom. Sep 19th, 2021

Nuevo congreso debe abordar temas pendientes en materia laboral: Alfonso Bouzas

La creación del sistema nacional de cuidados, el candado para garantizar la equidad salarial entre mujeres y hombres, nuevos ajustes a la democracia sindical y la regulación del trabajo en plataformas y de la desconexión digital son algunos de los temas que deberá resolver la LXV legislatura del Congreso de la Unión.

“Son varios los temas que ya evidencian la necesidad de ser analizados”, comenta en entrevista Alfonso Bouzas Ortíz, coordinador del Observatorio Ciudadano de la Reforma Laboral (OCRL).

La inspección laboral, la protección de las personas trabajadoras migrantes y el trabajo infantil son otros de los asuntos pendientes que observa el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“También hay que entrarle a la discusión de si desaparecer o no, y por qué, el Apartado B del artículo 123 constitucional para la burocracia”, señala. De esa norma se desprenden un sinnúmero de leyes estatales y municipales “que no se justifican. Un país que tiene muchas leyes es un país corrupto”.

Manuel Baldenebro, presidente de la Comisión del Trabajo de la Cámara de Diputados en la legislatura saliente, coincide en esa agenda. El legislador llegó a San Lázaro en 2018 en la LXIV Legislatura por el Partido Encuentro Social (PES) y fue reelegido para el periodo 2021- 2024 por Morena.

El exdirigente de la sección 7 del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS) pone énfasis en revisar de nuevo la Ley Federal del Trabajo (LFT) para garantizar la democracia sindical y sancionar a las organizaciones gremiales que “sigan haciendo de las suyas”.

Plataformas digitales y desconexión digital

“Hay nuevas formas de trabajo que se tienen que legislar, reglas nuevas para los sectores que están apareciendo en la economía”, dice Alfonso Bouzas. En la última década en la región, el número de plataformas digitales de entrega de productos (conocido en inglés como delivery) aumentó 14 veces, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En la pandemia de covid-19 este tipo de negocios creció aún más. “La ‘pandelivery‘ se ha convertido en fuente de trabajo fundamental para millones de personas, incluso para profesionales que perdieron sus empleos” por la crisis, ha señalado Vinícius Pinheiro, director de la OIT para América Latina y el Caribe.

El Congreso legisló el teletrabajo y estableció una nueva definición para el trabajo a domicilio. Pero no discutió el tema del empleo en plataformas digitales, una regulación que ha sido difícil en los diferentes países en los que se ha intentado debido a la presión de las grandes empresas. No obstante, España y el Reino Unido lo lograron y reconocieron ya los derechos laborales de los choferes y repartidores.

Recientemente en México se creó la Unión Nacional de Trabajadores por Aplicación (UNTA). El sindicato, que ya cuenta con registro, ha demando a Rappi ante la Fiscalía General de la República (FGR) y la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje.

En tanto, como resultado de la regulación del home office, el Senado ahondó en la desconexión digital. En abril de este año, el pleno reformó el artículo 68 de la LFT para indicar que las empresas implementarán una política para el uso razonable de las tecnologías y, así, evitar el riesgo de fatiga de su personal. Esas directrices deben ser acordadas con el sindicato o la plantilla laboral.

La minuta se encuentra en la Comisión del Trabajo de la Cámara de Diputados.

Sindicatos, igualdad salarial y cuidados

“Los sindicatos se niegan a tomar la nueva ley en serio, siguen haciendo de las suyas. Públicamente se dicen los más democráticos, pero en la práctica son otra cosa”, asegura Manuel Baldenebro. “No quieren dar paso abierto a la democracia y la transparencia de las cuotas. Y así como quedó la ley, si no cumplen no pasa nada, sólo se repone el proceso y ya”.

El legislador afirma que un gran pendiente es prever sanciones como la pérdida del registro, pues están frenando el avance de la reforma laboral.  “Hay que incrementar el capítulo penal del tema y, sobre todo, las reglas en los estatutos para que no se nos escapen, porque la maña es mucha”, opina Alfonso Bouzas.

“La Confederación de Trabajadores de México (CTM) y la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) legitimaron contratos que no debieron haber pasado. Pero lo hicieron en lo calladito y la autoridad del trabajo les creyó, los tuvo por legitimados y se perdió la oportunidad de cuestionar direcciones corporativas”, apunta el académico.

La Cámara de Diputados también tendrá que retomar la reformas sobre igualdad salarial entre mujeres y hombres. Por su parte, el Senado deberá discutir la creación del sistema nacional de cuidados.

En marzo, el Senado aprobó una serie de modificaciones a la LFT para erradicar la discriminación en el ingreso, la permanencia, la promoción y el ascenso por razones de género. Ahora le tocará a las nuevas diputadas y los nuevos diputados concluir el trámite legislativo.

Antes, en noviembre de 2020, en San Lázaro se elevó a rango constitucional el derecho al cuidado digno. Con ello se pusieron las bases para un sistema de cuidados en el que las tareas se repartan de manera equitativa, pues las mujeres se encargan del 75% del tiempo que toma realizarlas, lo cual las aleja de oportunidades laborales o les significa una jornada doble de trabajo.

Compartir en: