• Jue. Oct 21st, 2021

1960-2020.Sesenta años de lucha libertaria

Poradmin

Oct 18, 2020

Nacimos hace 60 años con el ideal de alcanzar mejores condiciones de trabajo y de vida, a través de la organización popular en el campo sindical, cooperativo, campesino y de las distintas expresiones de la vida comunitaria, tanto rural como urbana.

En nuestro largo recorrido nos hemos enfrentado a las entrañas de un sistema político y social que nos excluye y condena a la pobreza, a la desigualdad, a la marginación y a la discriminación, sin respeto a nuestra dignidad humana ni al valor de nuestro trabajo.

En el campo sindical hemos sufrido un modelo de control corporativo y corrupto, que impide la libre organización gremial así como la negociación colectiva auténtica, sustentado en los contratos colectivos de protección patronal y en un modelo de justicia subordinado.

También nos hemos fortalecido por la generosidad de mujeres y hombres que han hecho causa común con el movimiento de las y los trabajadores. Las historias son innumerables y se han construido con militantes de base, algunos ya fallecidos, que han dado ejemplo de vida. En estos testimonios existe la gran satisfacción y alegría de haber estado del lado correcto de la historia.

Nos apoyamos en la solidaridad internacional como un elemento clave, así hermanamos nuestras luchas con organizaciones de otros países, conscientes de que mantenemos problemas en común y que su solución requiere de un esfuerzo conjunto.

Entendimos que en la construcción del mundo al que aspiramos cabemos todos: mujeres, hombres, estudiantes, intelectuales, jóvenes, profesionales, trabajadores de base y que la conducción del movimiento recae en las y los trabajadores en ejercicio de su autonomía. Para lograrlo promovimos la formación sindical y la educación popular como medio para la toma de consciencia.

Luchamos por una reforma laboral en favor de tribunales independientes, de una contratación colectiva auténtica y de garantías de democracia y transparencia sindical, para lograr salarios dignos, salud en el trabajo y no discriminación. Por ello la agenda de género y la lucha por la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres se ha convertido en una reivindicación indispensable en nuestros esfuerzos.

Entendimos que para lograr nuestros fines era necesario promover cambios en la estructura política, económica y social de nuestro país, por ello nos hemos apoyado en la unidad con organizaciones hermanas acordes a nuestros intereses de clase, sin renunciar a nuestra autonomía. También practicamos una cultura de responsabilidad frente a nuestras fuentes laborales y el interés por influir en políticas públicas en favor de la clase trabajadora.

Hoy nos sentimos complacidos de que gracias a la participación popular y a los procesos de unidad, buena parte de nuestro reclamos se están alcanzando, a sabiendas de que debemos redoblar nuestro esfuerzo para seguir avanzado para su consolidación.

Compartir en: